process_text
destileria_cruz_panoramica

La destilación de ron utilizando la caña de azúcar comienza en el tanque de fermentación, donde con una proporción específica de agua y levadura se completa en 3 días la fermentación de esta mezcla. Luego de fermentada la mezcla se pasa al tanque de procesamiento para aplicarle calor y lograr la evaporación de los líquidos.

Al alcanzar la temperatura correcta, lo primero que se evapora es el agua, este vapor de agua se condensa en la torre defragmentadora y es almacenado en tanques de stainless steel para luego ser reusado en el proceso de limpieza de los tanque de fermentación. El segundo grupo de evaporados son lo químicos pesados lo que se condensan en la torre y son extraídos y eliminados para evitar que lleguen al ron destilado final.

Entonces comienza la lluvia del espíritu a verse en las burbujas del defragmentador dando inicio así al comienzo de la destilación de licor. En el defragmentador se balancea y purifica al licor y luego que el espíritu pasa por el condensador, pre ajustada la temperatura adecuada, se condensa y llega al recibidor donde un alcohómetro determina el % de alcohol que tiene. Usualmente sale en un 78-80 % de alcohol

El primer licor que sale se considera dañino al cuerpo, se le llama cabeza (Heads) contiene un alto contenido de acetona y otros químicos por lo que se separa y desecha. Con pruebas constantes al determinar que el alcohol comienza a salir sin estos químicos, este alcohol se llama Corazón (Heart).

El licor se separa en un tanque. Tan pronto comienza a degradarse el Corazón comienza a salir el rabo (Tail) y se almacena en otro tanque para incluirlo en la próxima mezcla para destilar.

Con el Corazón se preparan los diferentes licores productos de la Destilería. En el caso del Ron Elite, este Corazón se rectifica al 40%, se embotella listo para la venta. En el caso de los sabores, la mezcla se realiza con el por ciento de alcohol que sale del destilado, sin rebajar.

El proceso termina con el embotellado, tapado y etiquetado de la botella. De ahí al paladar del catador.